Featured Posts

¿Sabías que: tomar una copa de vino al día equivale a una hora de ejercicio?

-Según una investigación de la Universidad de Alberta, una copa de vino otorgaría beneficios similares a los obtenidos tras una rutina de una hora de entrenamiento en el gimnasio o al aire libre.


Según el estudio publicado por el: “Journal Physiology”, consumir una copa de vino tinto nos permite mejorar el rendimiento físico, incrementar la fuerza muscular y regular la circulación de la sangre hacia el corazón.


El resultado se debe a las altas cantidades de “Resveratrol” que contiene el licor, según el líder de la investigación, Jason Dyck, este compuesto proporciona beneficios similares a los que se obtienen a la hora de ejercitar.


El informe aclara que los resultados se obtienen solo si se bebe una copa de vino tinto al día, añadiendo que superar esa cuota no solo no es recomendable, sino que resulta dañino para la salud debido a la alta cantidad de calorías que proporciona.




Una copa de vino al día tiene muchos beneficios para nuestra salud. No obstante, no es recomendable sobrepasar esa cantidad


Cabe destacar que no se trata tampoco de remover la actividad física de nuestras rutinas, pero sí de aprovechar las bondades de la uva.


Por otra parte, los científicos advierten que este positivo resultado solo se obtiene a través del consumo de vino rojo o tinto y que la ingesta no debería realizarse todos los días, sino cada 48 horas. (es decir: una cena sí y otra no).


Por ejemplo, se puede establecer una dieta en la cual se beba vino: lunes, miércoles, viernes y domingo, para luego entrenar: martes, jueves y sábados.


Beber más de una copa al día, repetir el procedimiento todos los días o llevar una vida sedentaria lamentablemente no proporcionara los resultados deseados.


Tras este estudio se puede afirmar que el vino rojo no es un “sustituto”, sino más bien un “complemento” para las rutinas de entrenamiento.




Algunos otros beneficios de esta bebida son los siguientes:


-Reduce las enfermedades cardiovasculares, el vino tinto ayuda a las personas vulnerables a sufrir ataques del corazón a evitar enfermedades del tipo isquémicas, coronarias o aterosclerosis.


-Combate el colesterol, al ser una gran fuente de antioxidantes reducen el colesterol “malo” (LDL) y aumentan el “bueno” (HDL). Del mismo modo ayuda a nivelar la cantidad de triglicéridos en sangre.


-Fortalece el sistema inmune, beber vino tinto refuerza el sistema combatiendo efectivamente infecciones, gripes y alergias.


-Reduce las alergias, por su excelente acción antihistamínica perfecta para las alergias estacionales. También es antibacteriano.


-Mejora la salud de la piel, esto se debe a que ofrece una buena cantidad de antioxidantes y vitaminas. Previene el envejecimiento prematuro, las arrugas y las manchas en la dermis.


-Disminuye las inflamaciones, siendo un eficaz tratamiento para la artritis y edemas.

-Mejora la circulación de la sangre, al entrar al organismo comienza a trabajar como un perfecto anticoagulante.


-Mejora la dentadura, los antioxidantes contenidos en el vino tienen la capacidad de reducir la proliferación de las bacterias en la boca, sobre todo en los dientes y muelas.


-Reduce la formación de cálculos renales, en realidad es bueno para las funciones renales y urinarias en general. Se recomienda a las personas proclives a la formación de piedras en los riñones, infecciones de vejiga o uretra.


-Ayuda a la digestión, se aconseja consumir vino tinto con quesos y carnes para digerir mejor las proteínas y aliviar los síntomas de la acidez o el reflujo. Se dice también que ayuda a evitar úlceras estomacales.


- Mejora la visión, los antioxidantes incluidos en el vino protegen los ojos de varias enfermedades como por ejemplo: la retinopatía diabética y la degeneración macular, trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda, lo cual dificulta la lectura y la visualización de detalles finos.


-Es anticancerígeno, los estudios han afirmado que los flavonoides contenidos en esta bebida producida con uvas pueden ser muy importantes en la prevención del cáncer de próstata.


-Protege el cerebro, el anteriormente mencionado “resveratrol” también sirve para cuidar las funciones mentales, tales como la memoria y la concentración. Estudios recientes muestran que puede ayudar a pacientes con enfermedad de Alzheimer o a las personas que pueden llegar a sufrirlo.



Por último, libera endorfinas que aumentan las sensaciones placenteras del cuerpo, disminuye el riesgo de padecer hemorroides, contrarresta los síntomas de las várices, reduce la presión arterial, equilibra los niveles de insulina en sangre e impide la formación y la acumulación de la grasa en el vientre.


El vino tinto o rojo aporta muchos minerales, nutrientes y oligoelementos tales como:

-Magnesio/Litio

-Calcio/Potasio

-Hierro/Cinc


Como puede observar gracias a recientes estudios se ha conseguido comprobar los beneficios para la salud de esta sustancia alcohólica; indiscutible componente de nuestra historia pues dicho licor ha sido testigo imprescindible de cualquier acontecimiento o banquete de importancia.


Alrededor de él se han firmado los grandes tratados y formulado los principales acontecimientos históricos del mundo.


Si bien sus positivos efectos y propiedades son de muy reciente descubrimiento y comprobación científica, sus orígenes ancestrales se remontan al periodo “neolítico”, según los testimonios arqueológicos hallados en los montes Zagros, en la región que hoy ocupan Irak e Irán, consumo posteriormente extendido hacia el occidente a las denominadas primeras civilizaciones de: Anatolia, Grecia y Egipto.









                                       makesomenoisecanada@gmail.com